La Furia de Drácula

La Furia de Drácula es un juego de tablero diseñado por Stephen Hand y publicado por la empresa británica Games Workshop in 1987. Recientemente Devir ha sacado en 2006 una nueva edición de este fabuloso juego reeditado por Fantasy Flight Games.

El juego está ambientado en la Europa de 1898, en plena época Victoriana, unos años después de los eventos ocurridos en la novela Drácula del escritor irlandés Bram Stoker. Es un juego diseñado para ser jugado de 2 a 4 jugadores, el tiempo de preparación es corto (en el libro del juego pone que en torno a 15 minutos pero suele llevar un poco más). Las partidas duran de 1 a 3 horas, aunque todo depende de la labor de los jugadores ya que depende mucho de la estrategia de cada jugador.

En el juego uno de los jugadores tomará el papel del Conde Drácula y los otros tres jugadores toman los papeles de los cazadores de vampiros Abraham Van Helsing, Dr John Seward y Lord Godalming. En la nueva versión Fantasy Flight Games incluyó a Mina Harker como cuarta cazadora.

Drácula tiene como fin crear un ejército de muertos vivientes para dominar el mundo conocido y poder ser nombrado Príncipe de las Tinieblas. Los cazadores empiezan a escuchar tétricas noticias de a lo largo y ancho de Europa y deben abandonar la seguridad de sus hogares para recorrer los caminos y vías del Viejo Continente y localizar y cazar al terrible Conde que se encuentra en pleno apogeo de su poder.

Los movimientos del Conde son secretos pero para facilitar la labor de los cazadores va dejando un reguero de esbirros en las ciudades por las que pasa. Estos encuentros supondrán un peligro para los jugadores cazadores, pero les permitirá saber que Dráculo ha estado en esa ciudad y de ese modo seguir su rastro hasta dar con él y darle muerte.

El juego se desarrolla mediante un sistema de turnos en el que todos los personajes tienen una oportunidad de moverse y otra oportunidad de hacer acciones. El movimiento se desarrolla a lo largo y ancho del tablero, que es un bonito mapa de Europa y las ciudades principales de esa época. Los jugadores indican su movimiento usando unas pequeñas figuras, Drácula en cambio no usa figura alguna y su movimiento se indica con un mazo de cartas de ciudades. Sólo pone su figura en el tablero cuando es descubierto y empieza la lucha final.

En cada ciudad que visita Drácula va dejando trampas o secuaces (lobos, murciélagos, saboteadores,etc…) que dificultarán la labor de los cazadores. Los cazadores tienen también varios aliados y un mazo de cartas que les darán alguna que otra alegría para localizar al Príncipe Oscuro. El combate se desarrolla con un sistema sencillo y eficiente que sin duda es de lo mejor de un estupendo juego.

En resumen un juego muy completo aunque bastante complejo (el libro de reglas posee más de 20 páginas). Un juego de culto que gracias a Devir podemos disfrutar de nuevo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *