Con las Manos en la Masa

Siempre que vuelves a casa me pillas en la cocina embadurnada de harina con las manos en la masa. ¡Niña!, no quiero platos finos, vengo del trabajo y no me …